Utilities

El sector de Utilities y Energía está inmerso en una continua y constante transformación a consecuencia de los cambios organizativos y regulatorios que han tenido lugar en los últimos años. A modo de ejemplo, se pueden destacar las nuevas políticas liberalizadoras en el sector de electricidad, gas e hidrocarburos, o las cada vez mayores exigencias en materia de protección medioambiental, sin olvidar el aumento de las expectativas y nivel de exigencia de los clientes que demandan más y mejores servicios.
Este escenario cambiante afecta internamente a las empresas a nivel de procesos, de operaciones y de los sistemas de información necesarios para dar rápida respuesta a los desafíos a los que se enfrentan.

A nivel de sistemas de información, donde Bilbomática ha centrado su ámbito de actuación, algunas de las características más relevantes de los sistemas implicados son:

  • Necesidad de una rápida adaptación a los cambios regulatorios, normativos o de mercado.
  • Necesidad de integración con los diferentes sistemas de la empresa a fin de alcanzar una gestión interna más eficiente.
  • Gestión de grandes volúmenes de información con la consecuente necesidad de disponer de herramientas adecuadas para su análisis, explotación, generación de informes, consultas, etc.
  • En ciertos casos, dada la naturaleza georreferenciada de la información a gestionar (por ejemplo, redes de infraestructuras), necesidad de utilizar sistemas GIS corporativos.

Todas y cada una de estas características son cubiertas por otras tantas Áreas Tecnológicas dentro de Bilbomática.

  • Caracteristicas SI
  • Sistemas parametrizables y escalables
  • Integración con otros sistemas escalables
  • Grandes volúmenes información
  • GIS corporativos
  • Área Tecnológica Bilbomática
  • Consultoría e Ingeniería de Software
  • Consultoría e Ingeniería de Software, SAP
  • Consultoría e Ingenieria de Software (Business Inteligence)
  • Consultoria e Ingeniería de Software. GIS

La participación de Bilbomática en el subsector Energía se remonta al comienzo de su colaboración con la Comisión Nacional de Energía (CNE), para posteriormente extenderse a otras organizaciones del sector de la distribución y comercialización energética (CIDE, etc.).